05 enero 2009

El Cuadernito IV

Johannes Galeanna, el famoso científico loco, manejaba su poderoso automóvil –invención de él mismo- a la máxima velocidad permitida por el motor y los embotellamientos. Tal vez así tendría una posibilidad de llegar a tiempo.

El tiempo era algo que interesaba vivamente a Johannes. Justo ahora, por dar solo un ejemplo, se lamentaba de haber perdido la noción del tiempo en su laboratorio, razón por la cuál, tal vez ahora no llegaría a la librería puntualmente para conocer al doctor Medel.

-¡Oh tiempo tirano que no entiendes de pasiones y dramas humanos! ¿A dónde te llevas nuestras acciones y recuerdos con tu implacable y eterno fluir?- Exclamó Johannes teatralmente y se alegró después de no tener a nadie cerca para presenciar su ridículo desplante poético. Johannes siempre había deseado ser poeta pero, al ser advertido que carecía totalmente de talento, se conformaba con estos pequeños desplantes que reservaba para sí mismo.

Johannes se rió una vez más en solitario y estacionó su poderoso automóvil frente a la librería.

-Justo a tiempo- pensó.

2 comentarios:

Fraga dijo...

Hola compa!!! feliz año!!!!!

se ven muy padres las pantallas, le da un efecto retro muy chido! fijate que yo las he estado usando pero porque como publico en el periodico, si mandada en jpg salia muy borroso y si hacia un eps se tardaba la vida en cargar, porque envio mis chambas por e-miliano... asi que al final mejor paso todo a bitmap y luego "save as a pdf" y ya no pesa y la impresion sale muy nitida en papel.

aitamos!!!!

Chubasco dijo...

muy buen trabajo, es maravilloso un trazo incomparable!!!!


aquí estaremos visitando...